DESTACAMOS

El Geoparque de Fuerteventura, cada vez más cerca

A finales de año, Cabildo y Universidad de La Laguna solicitarán a la Unesco la declaración de una parte de la Isla como tercer geoparque mundial de Canarias

Cuevas de Ajuy.
César-Javier Palacios 1 COMENTARIOS 16/05/2019 - 07:19

Un Geoparque es un territorio que cuenta con lugares de alto interés geológico, además de etnográficos, naturales, estéticos y educativos. De los once geoparques españoles declarados hasta el momento por la Unesco dos están en Canarias, en El Hierro y Lanzarote. Fuerteventura será el tercero.

Una comisión de expertos de la Universidad de La Laguna, por encargo del Cabildo, ha iniciado los trabajos de catalogación y justificación de los principales Lugares de Interés Geológico (LIG) majoreros. Antes de junio seleccionará el ámbito geográfico a proteger, pues no será toda la isla. Con toda esta información actualizada se solicitará a instituciones y centros de investigación cartas de apoyo a la candidatura. Y antes de que concluya el año se espera presentar oficialmente la petición a la Unesco.

“No sabemos lo que se demorarán en tomar esta decisión, pero pensamos que lo vamos a conseguir pues todos los especialistas nos confirman que Fuerteventura tiene muchas opciones de lograrlo”, explica ilusionada Natalia Évora, consejera de Medio Ambiente del Cabildo majorero. Y añade: “Estamos muy contentos con este proyecto, pues es una oportunidad para la Isla que está funcionando muy bien en otros sitios ya declarados”.

Igual de entusiasmado, y probablemente más, se muestra Ramón Casillas, doctor en Ciencias Geológicas, profesor del Departamento de Edafología y Geología de la Universidad de La Laguna y coordinador de los trabajos de justificación del futuro geoparque. “Pienso que podemos lograrlo”, reconoce. “Unesco no quiere repetir eligiendo geoparques semejantes, pero Fuerteventura es diferente a Lanzarote o El Hierro, la Isla atesora un patrimonio geológico muy singular”. Destaca Casillas cómo “pocas islas oceánicas en el mundo presentan un registro rocoso de las etapas de crecimiento insular tan completo como el de Fuerteventura”.

Varias son las peculiaridades que enamoran a los geólogos. Es la Isla más antigua del Archipiélago, 23 millones de años. Es también la más estable, pues desde hace más de 10.000 años no se ha producido ninguna erupción volcánica (el último fue volcán de La Arena, en La Oliva).

Aquí se pueden encontrar las rocas más antiguas del Archipiélago canario. Lavas almohadilladas de la corteza oceánica de unos 180 millones de años y sedimentos oceánicos de Ajuy con una edad entre 174 y 84 millones de años formados poco después de la separación de África y América, cuando el océano Atlántico era mucho más estrecho.


'Geolodía' en Aguas Verdes, con Ramón Casillas.

Otra singularidad es que Fuerteventura es una de las pocas islas oceánicas, junto a algunas de Cabo Verde, donde es posible encontrar carbonatitas, extrañas rocas ígneas constituidas principalmente por carbonatos.

Hace ya tiempo que la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS) eligió Fuerteventura como uno de los 150 lugares de interés geológico mundial

Dada su prolongada historia geológica hay además un rico y variado registro fósil, algo muy infrecuente en islas oceánicas. Y también un inestimable registro de los cambios climáticos sufridos por el planeta en los últimos cientos de miles de años, fundamental para estudiar el actual cambio climático y poder evaluar sus consecuencias futuras.

Por todo ello, hace ya tiempo que la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS) eligió Fuerteventura como uno de los 150 lugares de interés geológico mundial. Y se espera que muy pronto Unesco incluya parte de su territorio en el prestigioso club de los geoparques mundiales.

El mundo en un grano de arena

Los geoparques tienen la peculiaridad de conservar los valores geológicos, transformarlos en estéticos paisajes educativos y convertirlos en recursos turísticos gracias al cada día más emergente geoturismo.

Los defensores de esta distinción, que no supone la protección directa de ningún espacio, le otorgan un papel activo en el desarrollo sostenible del territorio a través de una mejora de la imagen unida al patrimonio geológico y al desarrollo del turismo responsable.

Aseguran los más incondicionales que la geología te permite disfrutar de algo increíble, “el mundo en un grano de arena y la eternidad en la palma de la mano”. Hace falta mucha experiencia, o la cercanía paciente de un experto geólogo, para que el paseante amigo de recorrer los grandes espacios majoreros sea capaz de descubrir esos mundos ignotos que se esconden en la invisibilidad de las arenas o de las rocas más pequeñas. Hay que ser suficientemente hábil para lograr algo tan fascinante como entender la convulsa historia de la isla de Fuerteventura, tan vieja como el planeta, pero tan rejuvenecida y dinámica como el planeta mismo, para disfrutar de sitios a menudo remotos donde es posible tocar con los dedos la propia historia del planeta. Y hacerse muchas fotos hermosas a mayor gloria de Instagram.


Las Peñitas.

Un largo y exhaustivo proceso

En mayo de 2016, el pleno del Cabildo de Fuerteventura acordó por unanimidad encargar un estudio con el objetivo de crear un geoparque en la Isla. Su promotor, el presidente insular de Nueva Canarias y consejero, Alejandro Jorge, se mostraba por entonces muy satisfecho por el apoyo unánime a su propuesta. Dos años después, la institución insular destinó una partida de 15.000 euros del presupuesto de 2018 para contratar el estudio científico “que ayude a impulsar la creación de un geoparque en la Isla con el objetivo de diversificar la oferta turística, la economía y el desarrollo sostenible del territorio”. Y anunció la firma de un convenio con la Universidad de La Laguna para desarrollar el proceso con todas las garantías científicas. Este proceso seguirá la metodología aprobada específicamente para la elección de nuevos geoparques por el Instituto Geológico y Minero de España.

El primer paso dado por la comisión científica lagunera consistió en realizar un vaciado bibliográfico, como se conoce en el argot universitario, de todos los trabajos geológicos publicados hasta el momento sobre Fuerteventura. De la extensa bibliografía recopilada se identificó a los especialistas que más producción investigadora tuvieron. Y es a esta lista de sabios a quienes se pidió que eligieran los 20 lugares de interés geológico que, en su opinión, son los más valiosos de la Isla. El listado supera el centenar. Lista que, una vez depurada, se les ha vuelto a enviar el pasado mes de abril pidiéndoles que voten esos sitios con una puntuación de entre 5 y 20 puntos.

La idea de la comisión es que, al menos, un tercio de esa lista previa, los espacios mejor puntuados, pasen a ser candidatos de los futuros LIG (Lugares de Interés Geológico). Aunque como señala Ramón Casillas: “No seremos restrictivos, por lo que al final puede que se elijan unos 80 o 90 sitios”.

Según avanzan diversos especialistas consultados, la parte occidental y central de Fuerteventura, desde La Pared y Ajuy hasta Los Molinos y Tindaya, incluyendo también Las Peñitas, tiene la mayoría de las papeletas para estar dentro de los límites del nuevo geoparque majorero.


Sedimentos en Ajuy.

En mayo de 2016, el pleno del Cabildo de Fuerteventura acordó por unanimidad encargar un estudio con el objetivo de crear un geoparque en la Isla

La siguiente fase será la más delicada. Consistirá en localizar esos lugares en el mapa y delimitar a partir de ellos la zona a declarar como geoparque, abarcando los lugares con mayor densidad, pero teniendo también en cuenta que estén en espacios protegidos para así garantizar su preservación. En este sentido, los geólogos tienen en cuenta tanto las amenazas como la vulnerabilidad de los lugares de interés geológico, pues aunque se trate de piedras y montañas, tanto las nuevas infraestructuras y proyectos urbanísticos, como un turismo descontrolado, los puede degradar gravemente.

Una vez remitida a finales de este año la propuesta definitiva a Unesco, quedará esperar el trámite de aprobación, que incluirá la visita de evaluadores. Tanto la consejera Natalia Évora como el profesor Ramón Casillas se muestran optimistas. Aunque este último advierte: “Algo muy importante de los geoparques es que cada cuatro años se revisa la elección, y si no has avanzado y hecho todo lo que habías prometido te sacan tarjeta roja. Así que no te puedes dormir en los laureles”.

Escuela de geólogos

La aspiración de los geoparques no es tan solo que atraigan un turismo muy especial, que también, sino muy especialmente que la población local conozca, valore y entienda la excepcionalidad de este curioso patrimonio. Ramón Casillas lo explica muy gráficamente: “Si no lo apreciamos nosotros no lo hará el turista”. En esta misma línea se mueve el Cabildo, cuya consejera de Medio Ambiente, Natalia Évora, considera muy importante trabajar en la divulgación.

Por esta razón, la administración insular valora la posibilidad de que, una vez que se conozcan los límites del futuro geoparque, se acondicione algún inmueble singular en la zona como centro de interpretación. Un espacio que a su vez sirva para dinamizar este nuevo modelo de desarrollo socioeconómico en áreas rurales y facilite la formación de guías especializados. La Casa de los Volcanes en Lanzarote o el centro vulcanológico de La Restinga, en El Hierro, serían los modelos.

Comentarios

"Dada su prolongada historia geológica hay además un rico y variado registro fósil, algo muy infrecuente en islas oceánicas. Y también un inestimable registro de los cambios climáticos sufridos por el planeta en los últimos cientos de miles de años." Puntos así, tan interesantes, se pueden encontrar por algún otro lugar de la isla... O se encontraban, como en el caso de Costa Calma, que mostraba una playa levantada, calculo que a cincuenta metros o así, con restos fósiles de caracoles. Todo el conjunto fue enterrado y cubierto por un paseo, después de que se urbanizara el lugar, habrá como veinte años, aproximadamente.

Añadir nuevo comentario