AYUNTAMIENTO DE PÁJARA

Pájara ordena el cierre de hoteles de la cadena SBH en Costa Calma y el empresario Gregorio Pérez denuncia una “persecución”

El empresario advierte con medidas legales y vincula la decisión del Ayuntamiento presidido por Rafael Perdomo (PSOE) con las querellas interpuestas contra miembros del grupo de gobierno

Diario de Fuerteventura 3 COMENTARIOS 02/07/2018 - 08:35

El Ayuntamiento de Pájara ha ordenado recientemente el precinto de hoteles de la cadena SBH en la localidad turística de Costa Calma. El empresario Gregorio Pérez, que se ha querellado contra el exconcejal de Urbanismo, Blas Acosta, el alcalde, Rafael Perdomo, y otros miembros del grupo de gobierno por presuntas irregularidades en la adjudicación de la Carpa del campeonato de windsurf, ha acusado al regidor municipal de encabezar una “campaña de acoso y persecución” contra su empresa.

Los hoteles sobre los que se han dictado las citadas resoluciones de cierre que ya ha recibido el empresario, en el marco de expedientes relacionados con las licencias de actividad clasificada y apertura, son establecimientos turísticos de cuatro estrellas. Se trata de los hoteles Mónica y Taro.

Hay un tercer hotel sobre el que también se ha dictado orden de cierre, que todavía no ha recibido la empresa. Así, en una resolución, dictada por la Junta de Gobierno municipal el pasado 18 de junio, se impone una sanción de 15.001 euros y el cierre del establecimiento ‘Costa Calma Beach Resort’ por una falta muy grave de la Ley de actividades clasificadas. En este caso, la denuncia parte de Margarita Martín, que fue concejal en el Ayuntamiento de Tuineje. Como se recordará, una denuncia suya originó la condena a Salvador Delgado, que fue inhabilitado para cargo público.

Ahora, el Ayuntamiento de Pájara considera probada la apertura del Costa Calma Beach Resort sin que la empresa FuertCan hubiese “cursado debidamente la preceptiva comunicación previa a la apertura, puesta en marcha o inicio de la actividad y declaración responsable, exigibles para el desarrollo” de la actividad de alojamiento turístico.

La Junta de Gobierno municipal ordenó “la medida, que no tendrá carácter de sanción, el cierre del establecimiento turístico citado como medida definitiva, sin perjuicio de la eventual legalización posterior de las instalaciones”. En la misma resolución se indica a la empresa que tiene posibilidad de presentar un recurso de reposición, de revisión o acudir al juzgado de lo contencioso administrativo.

Además, se acordó “dar traslado” de la resolución de cierre “a la Policía Local a los efectos de que, una vez formalmente notificado” el acuerdo de la Junta de Gobierno a la empresa, “se verifique la suspensión voluntaria o no de la actividad ilícita citada y, caso de observarse ésta, proceda al precintado del establecimiento” e “instalaciones”.

El empresario denuncia “acoso”

Por su parte, el empresario Gregorio Pérez ha denunciado a través de las redes sociales una campaña de “acoso” y ha vinculado las órdenes de cierre de sus hoteles con las denuncias urbanísticas que ha interpuesto o querellas, como la del montaje del campeonato mundial de windsurf.

Así mismo, sostiene que entre el periodo de 1998 a 2003 “el Ayuntamiento de Pájara dio más de 15 licencias para hoteles, por decreto del entonces alcalde”, entre las que se incluyen las de sus establecimientos, y se pregunta “por qué solo las concedidas a la familia Pérez se pretenden revisar”.

 

 

Pérez afirma que los actuales responsables municipales intentaron anular las licencias y cerrar sus hoteles “pero chocaron con el Consejo Consultivo de Canarias, que informó desfavorablemente”. “Ahora pretenden cerrarlos mediante un decretazo”, afirma el empresario, quien sugiere que adoptará medidas legales.

El empresario también sostiene que tanto el alcalde de Pájara como otros concejales tienen “el deber de abstención” en los expedientes relacionados con sus compañías, como consecuencia de las querellas que ha interpuesto. Este domingo, Pérez destacó el impacto de la decisión del Ayuntamiento de Pájara, con 160 empleados y unos 1.500 turistas afectados.

Comentarios

Este es el momento para que Perez explique lo de los italianos
Además de retirase hamacas y sombrillas en la playa ocupando espacio publico, de permitir ensuciar la playa y el mar con vasos, pajitas y otros plásticos de los hoteles de todo incluido, invadir zonas de paso costeras que impiden el acceso a la playa, zonas deportivas de voley de sus hoteles en la playa y ni que decir del agua de abasto, de la iluminación y calles "privadas",...... en fin territorio comanche con sheriff
Esto es una justicia poco observada en Canarias que tiene por nombre: la lucha contra la corrupción del caciquismo Canario. POR FIN un Ayuntamiento que hace bien su trabajo y POR FIN un caso de corrupción que llega a su fin. Ojalá se hiciera lo mismo en el Ayuntamiento de La Oliva.

Añadir nuevo comentario