DESTACAMOS

Julián Díaz elabora 30 toneladas al año de su valorado queso de cabra

La ganadería de Tiscamanita cumple tres generaciones en activo, sus quesos curados son de los más demandados y atesora numerosos premios en diferentes certámenes

Itziar Fernández 2 COMENTARIOS 15/05/2024 - 07:45

La quesería Arquema de Julián Díaz, en Tiscamanita, lleva tres generaciones en activo y atesora numerosos premios en diferentes certámenes. La calidad de sus lácteos y su buen hacer son indudables. El año 2022 fue inolvidable, con el premio al mejor queso de cabra joven de España y mejor queso semicurado elaborado con leche pasteurizada en el Concurso Tabefe de Fuerteventura. En 2021 se llevó la Gran Medalla de Oro en la categoría de queso pasteurizado semicurado en el Concurso Agrocanarias y en 2019 triunfó como mejor queso entre 99 lácteos, en el Concurso Nacional de Quesos de Cabra Tabefe Fuerteventura, con un curado de leche de cabra pasteurizado.

“Somos un negocio familiar, trabajamos desde siempre mi hermano y yo, nos criamos entre cabras y tenemos mucha experiencia, también somos exigentes y rigurosos en el trabajo con los animales, sus cuidados desde que nacen y con la elaboración de los quesos para obtener la máxima calidad”, resume Julián. En esta industria producen unas 30 toneladas de queso al año, con una cabaña ganadera de 500 cabezas.

“Este año no tenemos casi queso curado para presentar a los premios Tabefe porque tenemos mucha demanda en esta especialidad, seguido de los semicurados al gofio y al pimentón”, anuncia el quesero.

En 40 años al frente de la quesería Arquema, Julián ha atravesado momentos de incertidumbre, pero los últimos años han sido bastante duros. La subida de los precios del cereal, la falta de mano de obra y la pandemia han obligado a muchas queserías a reestructurar el trabajo, a modernizarse e incluso, en el peor de los casos, a cerrar sus puertas. “Este año hemos recibido unas buenas ayudas, y aunque nos gustaría no tener que depender de ellas para sobrevivir resulta prácticamente imposible”, afirma Julián.

Esta quesería fue pionera en establecer el punto de venta directa en la granja

Su quesería fue pionera en establecer el punto de venta directa en la granja, en los años 90 del siglo pasado, algo que se ha convertido en habitual en la actualidad. De momento, rechaza la venta online y carece de redes sociales para promocionarse. “Sólo llevo quesos a varios puntos de venta de Fuerteventura, hacemos algunos pedidos concretos a otras islas, pero la mayor parte de nuestra producción se vende en la propia quesería. Hasta aquí llegan muchos clientes locales y también turistas”, informa.

Una anécdota curiosa es que Julián Díaz llegó a comercializar su queso majorero en la Quinta Avenida de Nueva York, en el año 2000, en tiendas gourmet, pero después del atentado del 11 de septiembre cambió la normativa y tuvieron que abandonar ese mercado “por la burocracia” y porque tienen “mucha demanda local”.

Modernizar

Durante 15 años Julián Díaz fue presidente de la Denominación de Origen Queso Majorero. Entre los planes de futuro se encuentra la modernización de la quesería. “Tenemos unas instalaciones muy buenas, pero necesitamos una pequeña modernización de la maquinaria para facilitarnos el trabajo y mejorar en eficacia”, comparte.

“Una de nuestras preocupaciones es conseguir mano de obra profesional, porque es muy complicado”, señala. “Nosotros comenzamos muy temprano, pero el horario de producción de la quesería es de ocho de la mañana a tres de la tarde y nos encontramos poca gente que aguante en este oficio”, resalta. “Como ganaderos no tenemos días de fiesta y también producimos los sábados, una jornada de mucha venta y actividad en la granja”, insiste.

Cuajo tradicional

Otro de los retos de futuro de la quesería de Julián Díaz es patentar y analizar su propio cuajo. “Hace años nos inscribimos en una base de datos europea, a través de la Denominación de Origen Queso Majorero, y eso nos ha permitido ahora profundizar en el estudio de nuestro cuajo original, ya que buscamos recuperar la experiencia y metodología tradicional en la extracción de cuajo de cabra y su uso”, explica. El objetivo es evitar el uso de sustancias químicas para la elaboración del queso: “Tenemos mucho trabajo por delante en ese campo, con diferentes análisis y bastante estudio”.

Con respecto a la 37 edición de la Feria Agrícola, Ganadera y Pesquera (Feaga), que se celebra del 16 al 19 de mayo, Julián Díaz aclara que no pondrá un puesto de venta en la zona de exposición aunque siempre participa en los premios y presenta ganado en los corrales. “Acostumbro a llevar ganado a los corrales y suelo presentar un queso al concurso nacional Premios Tabefe, porque tenemos que fomentar la unión y participación del sector en una feria que es nuestra y en la que podemos compartir nuestros problemas y alegrías”, señala. Todavía es pronto para conocer si habrá una cuarta generación de la quesería Arquema, pero todo hace indicar que hay futuro, buen hacer y relevo generacional en estas instalaciones.

Comentarios

Enhorabuena Julián!!!! Que gran producto tenéis!!!!!! Un saludo desde el norte de la isla!!!
Si el señor Julián produce treinta toneladas. Y aún recibe ayudas apaga y vámonos...es absolutamente demencial

Añadir nuevo comentario