SALUD

El Hospital General abre una sala de yoga para pacientes oncológicos

El monitor, Jesús Medina, imparte clases personalizadas como terapia complementaria para reforzar el sistema inmunológico y paliar los efectos secundarios de los tratamientos

Itziar Fernández 1 COMENTARIOS 09/07/2018 - 07:01

El servicio de Oncología del Hospital General de Fuerteventura y el monitor de yoga, Jesús Medina, iniciaron el pasado mes de enero una terapia de yoga para pacientes con cáncer. Un espacio pionero en Canarias para sanar cuerpo y mente que ha comenzado a funcionar este año con el apoyo del Servicio de Oncología del Hospital de Fuerteventura, coordinado por el doctor Samuel Hernández y el maestro de yoga, Jesús Medina.

Una decena de pacientes con cáncer acudieron durante seis meses todos los miércoles sobre las tres de la tarde a una sesión de yoga adaptada a su enfermedad, en una sala habilitada en el Hospital General Virgen de la Peña.

El doctor Samuel Hernández Sarmiento, destaca que se ha demostrado con una evidencia científica que el yoga contribuye a la curación, y “consideramos que este proyecto de yogainmune adaptado a los pacientes de cáncer, era vital durante el tratamiento activo de la enfermedad y como método de prevención”, resume. El monitor apostó por impartir las sesiones dentro hospital de Fuerteventura para trabajar el equilibrio. “Acudir a este centro para algo bueno, una sesión de bienestar y no sólo para recibir un tratamiento farmacológico”, comenta. Y añade que resulta necesario buscar el equilibrio como reforzar el interior mientras el tratamiento resulta dañino para el organismo.

Sólo diez mujeres han acudido a esta terapia de yoga, un número reducido si se compara con el número de usuarios. “Tal vez porque Fuerteventura es una comunidad bastante cerrada, donde cuesta dar visibilidad a la enfermedad, pero seguro que el número aumentará porque los beneficios del yoga han sido evidentes desde su puesta en marcha”, explica el oncólogo. Un servicio que “ha sido posible en un hospital pequeño como el de la Isla, y es todo un avance porque es un programa “personalizado y muy positivo”, valora el doctor Hernández.

Tres usuarios cuentan su experiencia tras participar en esta disciplina y reconocen que les ha ayudado a combatir el dolor, reducir la fatiga y conciliar el sueño; entre otros muchos beneficios.

“Desde que me enteré acudí a todas las sesiones de yoga semanales en el Hospital y también en el gimnasio de Jesús porque me proporcionan mucho bienestar y fuerza”, cuenta Belén Muñoz, a la que diagnosticaron un cáncer de huesos. “La llegada de Samuel ha sido como la de un ángel, me ayuda a estar fuerte, cuando me hizo mis primeras pruebas no podía creer los resultados, me los repitió porque eran muy malos, pero aquí sigo con mucha energía”, asegura. “Cuando veía a las personas haciendo yoga me daba mucha envidia y pensaba cómo pueden hacer eso, y ahora que practico una yoga adaptada a mi vida la ilusión es tremenda, y los beneficios son evidentes”, reconoce. Para ella esta terapia ha sido una “idea brillante”.

Por su parte, Mónica Gaete, de 54 años, también destaca que estas sesiones le ayudaron a superar uno de los momentos más duros de su vida. “Aparece el cáncer de mama y el mundo se me cae encima, pero el doctor Samuel fue un ángel me ofreció un gran apoyo y deposité en él toda mi confianza, no quise ir a otro médico ni salir de Fuerteventura porque me transmitió algo especial”, desvela esta vecina de Córdoba. “Nunca había hecho yoga y quise conocer esta terapia, que comenzaba a funcionar en el Hospital y fue muy positivo”, confiesa.

Para Claudia García, que practicaba artes marciales, la enfermedad ha vuelto a su vida varias veces. “Hay que conocer el recorrido de la enfermedad, y tener a nuestro alcance profesionales como Jesús porque conocer el yoga ha sido una oportunidad y una suerte en este proceso tan complejo”, advierte Claudia García.

En este sentido, el médico Samuel Hernández, insiste en que había que trabajar el cáncer de forma integral, y “se debe combinar la medicina convencional con la complementaria, porque todo forma parte del tratamiento, no sólo recetar una pastilla”.

Hernández Sarmiento confiesa que practica yoga desde hace años, y participó en las Jornadas del Día Internacional del Yoga que se celebraron el pasado 21 y 23 de junio en Puerto del Rosario. Compartió sus reflexiones y experiencia, en una mesa con una especialista en Dietética y Nutrición, Irene Ramos, el profesor de yoga, Jesús Medina, y una representante de la Asociación Fuerteventura contra el Cáncer.

Un programa pionero

El programa Yoguinmune, un yoga centrado y personalizado en enfermos con cáncer, se ha implantado en el Hospital de Fuerteventura de forma pionera en Canarias. Para entre otras cosas mejorar la calidad de vida de los enfermos de cáncer de la Isla. Durante el verano descansan, pero el equipo trabaja para reponer el servicio en septiembre.

“Propuse un proyecto adaptado a las necesidades de pacientes de oncología, interactivo y cuyo fin es permitir a sus usuarios trasladar todo lo recibido en las clases a su vida cotidiana, haciéndoles en todo momento partícipes en las clases y talleres, y ayudándoles a desarrollar cada día todo lo aprendido mediante un seguimiento personalizado”, informa Jesús Medina.

Cuando comenzó era consciente de que “no siempre pueden acudir a clases y talleres los alumnos (no me gusta llamarlos pacientes ni usuarios) debido a las características del cáncer como enfermedad por los efectos secundarios de los tratamientos médicos”, profundiza.

El yoga, con sus técnicas y enseñanzas milenarias, ayuda a los pacientes de cáncer a sobrellevar exitosamente esta enfermedad. Una de las peores partes de la batalla contra el cáncer es el malestar y la debilitante fatiga que causan los tratamientos para combatirlo. En ese sentido, mediante el proyecto Yoguinmune se trabaja fortalecer sus cuerpos y sus mentes, “además de ayudar a manejar efectivamente los estragos de los tratamientos tradicionales”, resume el maestro.

Yoguinmune se basa en estos seis pilares: Mejorar la calidad del sueño. Reducir la fatiga y el estrés. Elevar la vitalidad y el estado de ánimo. Aumentar la flexibilidad de las articulaciones. Reducir el dolor, y reforzar el sistema inmune. “Al final hemos conseguido formar una gran familia en la sala de yoga del hospital de Fuerteventura”, reseña Medina.

Jesús Medina de Llamas (Sevilla 1979), lleva en la Isla desde 2006 y pertenece a FuerteYoga. Profesor de yoga por la Internacional de terapeutas y profesores de yoga, Integral health. Se formó en distintas escuelas y centros de Delhi, Agra y Varanasi en India y Katmandú en Nepal. Medina es instructor de pilates por la Federación Española de Pilates y Tai Chi, masajista y auxiliar de fisioterapia. Un amplio campo relacionado con la salud y el bienestar que puede servir a personas que padecen cáncer.

Saludo al Sol en Playa Blanca

La playa de Los Pozos reunió a numerosas personas para disfrutar con una masterclass histórica de yoga al aire libre el pasado 21 de junio. Un encuentro abierto al público y saludable que destacó por el buen ambiente, con motivo del Día Internacional del yoga. Una sesión para acercar esta disciplina a la gente y conocer sus beneficios.

La instructora, Saro Nolasco, del Espacio Devaki dirigió esta clase magistral junto a Jesús Medina, y varias monitoras. “Se vivió una tarde de muchas emociones y fue un lujo compartir enseñanza con tanta gente que se acercó a la playa. Creo que juntos somos el cambio”, valoró Saro. Una tarde muy especial para los seguidores de esta disciplina, y que reunió incluso a un público infantil.

Además, se contó con la actuación musical de Kirtamlove y grupo Amrita ‘el néctar del sonido’. Este el segundo año que se celebra el Saludo al Sol en la playa de Los Pozos, organizado por FuerteYoga, Devaki, la Asociación Contra el Cáncer y la Concejalía de Salud Pública del Ayuntamiento de Puerto del Rosario.

Comentarios

Otro que ha encontrado una mamandurria en Fuerteventura; ni que fuera de CC

Añadir nuevo comentario