ENTREVISTA

“Somos más partidarios de atender en domicilios que en centros sociosanitarios”

Víctor Alonso, consejero de Acción Social del Cabildo de Fuerteventura

Eloy Vera 2 COMENTARIOS 11/06/2024 - 07:15

Víctor Alonso es un rostro conocido en los Servicios Sociales en Fuerteventura. Este es el tercer mandato que se pone al frente de la Consejería insular. Repite en el cargo con el reto de sacar adelante las infraestructuras sociosanitarias que demanda una Isla donde la creación de plazas ha ido muy por detrás del crecimiento poblacional experimentado en las últimas décadas. El socialista asegura que este será el mandato en el que se verán abrir las puertas de la residencia de salud mental y la de mayores de Gran Tarajal. En el listado de proyectos también están la creación de centros de día para personas mayores en los municipios, además de otros recursos que mejoren la calidad de vida de la población. Reconoce que hay dinero para hacerlos, aunque la dificultad está en hallar suelo y terrenos para poder edificarlos.

-Se cumple un año de su toma de posesión como consejero de Acción Social del Cabildo, ¿Cuál ha sido la principal prioridad de la Consejería?

-Cuando entramos, la prioridad número uno del grupo de gobierno era el agua. Luego, las infraestructuras sociosanitarias, la atención a las personas y, en cuarto lugar, el transporte. Durante los dos primeros meses, planteamos un análisis de cómo estaba la situación en la Consejería. Había cosas que no se habían materializado ni planificado. Lo primero fue valorar aquellas infraestructuras que estaban por empezar, adjudicar o, incluso, por terminar. También nos centramos en reforzar el tema de los servicios, en cada una de las diferentes áreas, e intentar coordinarnos con ayuntamientos y ONG para tener una planificación con el tejido social.

-¿Y el principal hándicap?

-El principal obstáculo ha sido desbloquear las infraestructuras sociosanitarias y poner un poco de orden en los convenios con las instituciones, tanto ayuntamientos como mancomunidad centro sur; intentar dar una solución al tejido social en cuanto a no hacer posible la plurianualidad, que nos estaban reclamando para mantener los servicios. Esos han sido los problemas que nos hemos ido encontrando.

-El segundo Plan de Infraestructuras Sociosanitarias de Canarias preveía 350 plazas en la Isla, de las que 250 eran residenciales y 100 para centros de día. El objetivo no se cumplió ni de lejos. ¿Qué ha fallado?

-Si no hay cesión de terrenos no se puede edificar. Las plazas que están funcionando, tanto residenciales como de atención diurna, son 284. La residencia de mayores pasará de 80 a 90 y el centro de día de mayores de 20 a 30. El gran problema han sido los terrenos. En el plan, que finaliza este año, la única obra que se va a ejecutar es la residencia de salud mental. Desde que llegamos, nos hemos puesto en marcha para resolver el tema de los terrenos. Ahora mismo tenemos la función demanial del Ayuntamiento de Tuineje para la residencia de El Aceitún. También la mutación demanial del centro de día de mayores de Pájara, que va a ir en Costa Calma, y se está trabajando en la mutación demanial del Ayuntamiento de Antigua, para hacer el centro de día Betancuria-Antigua. También tenemos la cesión de La Oliva para una próxima residencia de mayores. La comunidad autónoma nos dice que puede poner dinero, pero el problema que tenemos con las infraestructuras es el suelo y los terrenos para poder edificar.

-A principios de 2024, la residencia de mayores tenía una lista de espera de 117 personas. ¿Cómo piensa atajarla?

-Habrá que darles respuesta a las construcciones de los centros sociosanitarios, aunque somos más partidarios de atender a la gente en sus domicilios. De ahí que estemos trabajando en el concierto social donde queremos poner en servicio 120 plazas de atención a domicilio con dependencia y 30 en salud mental. Estamos intentando hacer una especie de puzle en el que podamos cubrir la residencia, tanto de mayores, discapacidad, centros de día y de rehabilitación psicosocial, pero también queremos tener un servicio de atención a domicilio porque no siempre es un ingreso al sitio donde tiene que ir el usuario. Estamos intentado hacer un traje a medida, pero no es fácil. En esta legislatura, la parte económica no es el problema. Muchos de los consejeros han renunciado a presupuestos a favor de Servicios Sociales.

“La residencia de Gran Tarajal  tendrá que estar antes de finalizar el mandato”

-Acaba de mencionar la apuesta por el servicio a domicilio. Sin embargo, los familiares se suelen quejar de las empresas que lo gestionan. Entre otras cosas, porque, en ocasiones, no llegan a zonas del sur...

-Ya hemos trasladado al Gobierno el mal funcionamiento que tienen las empresas. Eso va añadido al sueldo que les pagan a los trabajadores que es irrisorio y encima tienen que poner sus coches. Nosotros hemos puesto en marcha la compensación económica, pero cuando hablamos del concierto social la norma es clara. Tenemos un apercibimiento por la Audiencia de Cuentas en el cual nos dice que, indiscriminadamente, están dando directamente al tejido social subvenciones nominadas sin ir a una concurrencia competitiva. Tenemos unas 40 asociaciones nominadas a las que les damos subvenciones para que realicen diferentes servicios en la Isla. Cuando hablamos del concierto social, es una licitación a medida a la que solamente se puede presentar el tejido social. Lo que se pretende con ello es dar soporte a las diferentes subvenciones nominadas que otorga el Cabildo. De esta manera, las asociaciones pueden garantizar su subvención y prestar el servicio.

-Las asociaciones se quejan por la tardanza con la que llegan las subvenciones, teniendo algunas que parar sus servicios hasta que reciben, de nuevo, la ayuda...

-Este año hemos propuesto los proyectos de 17 meses. La norma no nos permite hacer los contratos plurianuales. El compromiso es intentar resolver lo del concierto social. Esa es la figura jurídica que nos dan para poder resolver la situación que está teniendo el tejido social.

-En el centro de día para mayores de la capital también hay lista de espera y se están derivando al centro Josefina Pla de Corralejo. Los usuarios tienen que hacer ese recorrido de ida y vuelta a diario, algo no muy recomendable para personas con alzhéimer y otras demencias. ¿Hasta cuándo va a mantenerse esta situación?

-Nosotros vamos a aumentar diez plazas en el centro de día y con eso creo que puede quedar resuelta la situación de los usuarios que tenemos en Puerto del Rosario y también subiremos en diez en Josefina Pla. Cada uno tiene 20 plazas y subiremos diez más. Eso, complementado con los servicios que queremos poner en marcha, creo que permitirá ir dando solución.

-¿Cuándo estará finalizada la residencia de salud mental?

-Tiene que estar abierta y funcionando a final de este año. Hemos tenido reuniones con la comunidad autónoma porque hay que plantear el criterio de ingreso para las personas que tengan esa situación de salud mental. Son 30 las plazas. Tiene un coste de casi cuatro millones de euros y está cofinanciada entre Cabildo y comunidad autónoma.

“La residencia de mayores pasará de 80 a 90 plazas y el centro de día de la capital de 20 a 30”

-¿En qué fase se encuentra el proyecto de la residencia de mayores de Gran Tarajal?

-La primera decisión que tomó el grupo de gobierno fue que fuera en El Aceitún. Se ha aprobado el anteproyecto que permitirá sacar a licitación la redacción del proyecto, ejecución de la obra y equipamiento. Tenemos la previsión de que la licitación salga en el último trimestre de este año. Es una obra con un coste de unos 15 millones de euros aproximadamente. El Gobierno canario y el Estado, a través de los fondos MRR, aporta 11.167.000 euros y el resto el Cabildo. La obra tendrá que estar terminada y en uso antes de finalizar la legislatura. También estará terminado el centro de día de Pájara, una obra de 3.400.000 euros cuyo proyecto va a salir a licitación con construcción y equipamiento. Será con fondos propios del Cabildo.

-¿Qué ha pasado con la piscina terapéutica para que aún siga cerrada?

-La piscina es la obra de El Escorial. Se recepcionó en 2019. Cuando llego al Cabildo, en esta última legislatura, Sanidad ya había hecho una inspección y había planteado hacer diferentes modificaciones. Se hacen, se firma el contrato y se adjudica y, antes de ponerse en marcha, nos vemos, el 14 de febrero de este año, con una nueva inspección de Sanidad. En ella detectan cuestiones como que las duchas se encharcan. A partir de ahí, acordamos hacer una obra de unos 35.000 euros de coste. También se decidió con la empresa rescindir el contrato por un problema sobrevenido. Espero que, a la mayor brevedad posible, tengamos el tema resuelto. Nos dicen que, desde que se firme el contrato menor y empiece la obra, en 30 o 35 días se podrá resolver el problema.

-Familiares de la residencia de discapacitados se quejan del servicio que presta la empresa adjudicataria. Alegan que la comida no es casera o que se ha reducido el número de excursiones de veinte a cuatro al mes. ¿Están fiscalizando el tema?

-Se está fiscalizando todo. Tuvimos una reunión con Clece, la empresa adjudicataria. Están con diferentes incumplimientos. Ya les hemos dicho lo de las salidas y en el tema de la comida estamos bastante atentos. No quiero decir que la gente no tenga razón, pero hay de todo. Unos dicen que funciona bien y otros que mal, pero la misión del Cabildo es estar pendientes de estas cosas. La Corporación está haciendo inspecciones con bastante frecuencia. Ahora mismo, vamos a reforzar gerocultores en mayores y seis gerocultores en discapacitados. Vamos a incorporar más trabajadores porque entendemos que el perfil de los usuarios es cada vez más complicado. Las personas siguen envejeciendo y necesitan una mayor atención.

-Se anunció la contratación de profesionales por parte del Cabildo al departamento de valoración de discapacidad para frenar las listas de espera. ¿Se han incorporado? Y de ser así, ¿por qué no han bajado las colas que son de noviembre de 2022?

-Hasta ahora, el Cabildo estaba cediendo a una trabajadora social y una psicóloga; la doctora la aportaba la comunidad autónoma y un auxiliar administrativo. Cada vez hay más listas de espera porque la gente pide una valoración de discapacidad y tiene dos o tres grados, pero quiere saber lo que tiene. Se firmó un convenio a través del cual a partir del 1 de marzo de este año empezaba el Cabildo a contratar a los profesionales. Hemos contratado a un psicólogo y a un trabajador social y otro trabajador social está a punto de llegar. La comunidad autónoma ha incorporado un auxiliar administrativo y la médica sigue viniendo días sueltos. Ahora mismo, los profesionales se están formando. El Ayuntamiento de Puerto del Rosario va a ceder el centro cultural de Buenavista para que el equipo multidisciplinar, formado por seis personas, esté allí. Creo que, antes de verano, podrán estar a pleno rendimiento.

“La incorporación de profesionales a la valoración de discapacidad dará celeridad”

-¿Confía en que esos seis profesionales logren reducir las listas de espera?

-Claro. Ahora habrá una doctora fija. También los auxiliares administrativos, psicólogo y trabajadores sociales estarán fijos. Eso va a dar una celeridad tremenda. Además, se está trabajando en ampliar los servicios al sur. Hemos hablado con la comunidad autónoma para que algunos de los profesionales vayan una vez cada 15 días o al mes para que los ciudadanos del sur, que tengan que venir al grado de discapacidad a Puerto, sean atendidos allí.

-¿Por qué el Servicio de Atención a la Mujer (SAM) no está llegando a Corralejo?

-Está prestando servicios en Puerto del Rosario, Gran Tarajal y Morro Jable y vamos a reforzarlo en Corralejo. Tenemos el problema de los espacios y estamos viendo la posibilidad de tener un lugar acorde en Josefina Pla, que nos tiene cedido el Ayuntamiento. Allí, hay algún espacio disponible y esperamos poder contar con él.

-Los municipios parece que no están por la labor de crear albergues municipales, pero vemos que cada vez es más necesario este recurso en la Isla. ¿Tomará el Cabildo, algún día, la delantera y los creará?

-Si hay algún ayuntamiento que tome la iniciativa, el Cabildo podría estar en disposición de poner algo de dinero. Tuvimos una reunión con todos los concejales. Se plantearon las prioridades y nadie llegó a plantear ese tema, pero el Cabildo es consciente. Es una parte que habrá que resolver y que tenemos que ver cómo articularla. Si los ayuntamientos no toman la iniciativa, la Corporación insular tendrá que tirar para adelante. Nosotros estamos esperando por cesión de terreno para un centro ocupacional, para una nueva residencia de discapacitados y cesión de terrenos para otra residencia de mayores en el sur. El Cabildo está pensando, si los ayuntamientos no tienen terrenos, comprarlos.

-El Gobierno canario lleva tiempo denunciando la saturación de los centros de menores debido a la llegada de niños sin acompañantes en las pateras. ¿Cómo se encuentran los centros que gestiona el Cabildo?

-En la actualidad, tenemos seis centros de acogimiento residencial. Tenemos tanto menores extranjeros como nacionales. Ahora mismo, nos queda alguna plaza disponible. La comunidad autónoma tiene en torno a unos 128 en la Isla y el Cabildo 58 de los que unos 30 son extranjeros. La tutela la tiene el Gobierno canario y nosotros el acogimiento.

Comentarios

Mientras sigan externalizando los cuidados todo seguirá funcionando mal. Clece, asidma... solo van a llenarse los bolsillos a costa de los dependientes y de las trabajadoras
Mentiras. Llevo más de 48 meses absolutamente solo cuidando de mi madre y aquí no viene ni el tato. Os debería de dar vergüenza tener a los mayores que construyeron la realidad actual n el estado de abandono que los tenéis. Sinver[...]!

Añadir nuevo comentario