ENTREVISTA

“Estamos consiguiendo uno de nuestros retos, que era abrir Puerto del Rosario al mar”

Nicolás Gutiérrez (CC), alcalde de Puerto del Rosario

Foto: Carlos de Saá.
M. Riveiro 2 COMENTARIOS 11/02/2019 - 06:52

-Ahora que llega el final del mandato, qué balance hace de esta etapa. ¿Qué tareas deja pendientes como alcalde de Puerto del Rosario?

-La valoración es positiva, no puede ser de otra forma. Es un honor ser alcalde de la ciudad en la que uno nació. Me quedan cuatro meses para rematar algunos proyectos o para, al menos, dejarlos encaminados. Estamos consiguiendo uno de nuestros retos, que era abrir Puerto del Rosario al mar. Espero que la licitación del paseo a Playa Blanca esté lista antes de irme. Una cuestión pendiente es emprender el cambio de sede del Ayuntamiento, que no ha sido prioritario en este mandato pero no cabe duda de que son necesarias unas instalaciones en las que se puedan aglutinar todos los servicios, y evitar que, como sucede ahora, departamentos como Servicios Sociales, Urbanismo o Recaudación estén separados, y conseguir mejores dependencias por ejemplo para la Policía. Y todavía nos quedan cuatro meses para tratar de resolver algunas de las ‘papas calientes’ que tuvimos que asumir hace cuatro años, como la situación del centro comercial [Las Rotondas]. Acabamos de presentar al Juzgado la última documentación, se ha pedido la inejecución de la sentencia y esperamos que se pueda anular esa orden de derribo que pende sobre el centro comercial, porque el nuevo Plan General de Ordenación avala la construcción en el mismo lugar.

-¿Qué inversiones le hubiera gustado sacar adelante en Puerto del Rosario que no han salido en este mandato?

-El planteamiento que teníamos cuando llegamos era el de que Puerto del Rosario mirase al mar y estamos avanzando bastante. La intervención en la playa urbana ha sido un acierto, como el tramo rodonal de Los Pozos. Estamos empeñados en ejecutar el paseo marítimo hasta Playa Blanca, que es lo que va a marcar de forma definitiva la apertura al mar de la ciudad. Y estamos a punto de recibir la entrega de las obras de rehabilitación de los hornos de cal en El Charco. Otra obra relevante, que ya está a punto de adjudicarse, es la creación de un paseo con una plataforma de madera y la adecuación de las piscinas, desde el club Herbania hasta los hornos de cal. Por otro lado, el esfuerzo que se dedica a los pueblos es poco, pero ha sido un empeño seguir mejorando sus servicios. Se van a afrontar obras de saneamiento en Casillas del Ángel y en Tetir, donde también se ha encargado el proyecto para ordenar el tráfico interior, que complemente las obras de la travesía que están a punto de finalizarse.

-Una de las principales demandas sociales durante este mandato ha sido la reapertura de la piscina municipal. ¿Será una realidad antes de las elecciones?

-Con toda seguridad. Estamos en la fase final y esperamos que a mediados de febrero puedan volver a abrirse las puertas de la piscina municipal. Este mes está previsto que la gente de Puerto del Rosario y de toda la Isla puedan comenzar la inscripción como usuarios y que se ponga en marcha. Hay que recordar cómo nos encontramos la piscina, con problemas de pérdida de agua, y con la empresa que tenía la concesión abandonando el servicio. La explotación de la piscina se sacó a concurso dos veces y quedó desierta la licitación, y a la tercera fue la vencida. Se ha acometido la reforma de las instalaciones, con técnicas de última generación para evitar pérdidas de agua, y esperamos que la piscina no vuelva a dar problemas.

“El traslado de la central es realizable, pero no se puede engañar a la gente, se necesita una planificación a largo plazo y que todas las administraciones cumplan su papel”

-Otra demanda social relevante es el traslado de la central eléctrica fuera de la ciudad. ¿Es una quimera?

-Pienso que es realizable. Pero no se puede engañar a la gente. El traslado de una central lleva una planificación a largo plazo. No es algo que decida el Ayuntamiento ni el Cabildo, hace falta la intervención del Gobierno de Canarias y, principalmente, del Gobierno del Estado, que es el que decide sobre la programación para nuevos generadores eléctricos y su ubicación. Para que el traslado sea una realidad hay que sentar las bases, de cara al futuro, y que cada administración cumpla con su papel. El Plan General de Puerto del Rosario contempla una zona en Zurita, que es viable, porque no resulta imprescindible que la central esté junto al mar ya que hay otros métodos para la refrigeración de los motores. El traslado es posible, pero no es sencillo.

-Puerto del Rosario estrenó en este mandato el Plan General de Ordenación. ¿Qué incidencia ha tenido en la ciudad? ¿Ha supuesto un revulsivo?

-Se logró aprobar a finales del pasado mandato a falta de unas pocas cuestiones que se desbloquearon en esta última etapa y entró en vigor en 2017. Básicamente, el Plan General viene a dar tranquilidad y seguridad a todos los ciudadanos y a todos los que quieren invertir en el municipio. Es una apuesta a largo plazo, da seguridad a las promociones privadas y se ha conseguido suelo para el desarrollo de instalaciones públicas. A la sombra de ese Plan General hemos estado actualizando los caminos públicos del municipio y de todos los pueblos hemos catalogado e inscrito los viales.

“Hemos dado los pasos necesarios para elaborar un catálogo arquitectónico que analice los inmuebles que son susceptibles de ser protegidos por sus valores”

-En los últimos años se ha generado cierto debate público sobre la conservación de inmuebles antiguos de Puerto del Rosario, llegando a proponerse la creación de una figura de protección como la del Bien de Interés Cultural. ¿Qué postura tiene?, ¿opina que merece conservarse el viejo Puerto Cabras?

-Pienso que llegamos tarde. Se tenían que haber tomado decisiones hace tiempo para que hubiese una protección regulada. Hemos dado los pasos necesarios para elaborar un catálogo arquitectónico y queremos analizar los inmuebles que son susceptibles de ser protegidos por sus valores. Una casa, porque tenga 100 años, no tiene que estar protegida si no tiene elementos que salvar. El catálogo, que tendrá un enfoque multidisciplinar, será el que defina qué inmuebles serán o no protegidos.

-Una de las apuestas del Plan General era conseguir parte del suelo del cuartel y habilitarlo para el Palacio de Justicia, y obtener antiguos terrenos de Disa junto a la playa de Los Pozos. ¿En qué fase está la ejecución del convenio con el Ministerio de Defensa y Disa?

-Está constituida la Junta de compensación entre el Ayuntamiento, el Ministerio de Defensa y Disa, que tuvo que adherirse aunque presentó en los tribunales un contencioso porque consideraban que se les tenía que hacer una compensación mayor. El suelo de la Disa está a punto de ser inscrito por el Ayuntamiento y ya tenemos un proyecto para dar continuidad al paseo rodonal hasta el Palacio de Congresos. En cuanto a la parcela del cuartel que se puso a disposición del Gobierno de Canarias para el Palacio de Justicia ya se ha resuelto el concurso de ideas del edificio, aunque hubo reclamaciones y se ha demorado la presentación del proyecto. En cualquier caso, para este año figura una partida en el presupuesto de la comunidad autónoma para el Palacio de Justicia, que será una realidad. Es cuestión de tiempo.

“Los partidos están al lado de los vecinos y me parece bien. Yo también me pongo al lado de los vecinos pero tengo que defender que la concesión de la licencia a Disa ha sido legal”

-Con respecto a la presencia de Disa en la capital, la última polémica de este mandato ha estado centrada en la colocación de tuberías por el subsuelo de calles céntricas para el transporte de combustible. ¿Ha sido correcta la actuación del Ayuntamiento? ¿No se podía haber adoptado otra decisión?

-En cuanto a la legalidad del procedimiento no hay dudas, todos los pasos se han desarrollado correctamente y se han cumplido escrupulosamente los informes jurídicos y técnicos, además de contar con autorización de la Autoridad Portuaria. El trazado de las calles por las que iban a pasar se decidió con el Ayuntamiento desde el anterior mandato, y por cuestiones técnicas se concluyó que pasara por la calle Hispanidad. Otra cuestión es la oportunidad de que las obras se realizaran en esta época, porque es un asunto que está rascando a los partidos políticos y no es el momento más adecuado políticamente. Pero hemos afrontado este tema con seriedad, sin engañar a la gente, y se ha informado al pleno y a los vecinos, que han ido añadiendo objeciones como la seguridad de las viviendas o la proximidad al colegio. Me achacan que no le doy importancia al asunto y aunque se deba analizar qué hacer en el futuro habría que ser realistas. Estas canalizaciones son para un servicio que hay que dar a la población. La actual línea plantea problemas por posibles pérdidas y es preciso sustituirla para dar seguridad, entre otras razones porque la instalación que se haga ahora es mucho mejor que la de hace 20 años y la empresa asegura que en 30 años no habrá que tocarla.

-Todos los partidos políticos, incluidos CC y PSOE, se han manifestado en contra de ese proyecto de Disa. ¿Se han sentido los cargos públicos de ambas formaciones poco respaldados, como si los hubieran situado en una diana ante las críticas vecinales y de la oposición?

-Como alcalde tengo que defender la legalidad de la licencia que se dio en su momento. Existe el compromiso de paralizar el tramo urbano, constituir una comisión y firmar un convenio con Disa. Los partidos se han posicionado, tanto CC como el PSOE, antes de contar con la opinión de los grupos políticos en el Ayuntamiento, que son los que tienen que levantar la mano. Los partidos, evidentemente, están al lado de los vecinos y me parece bien. Yo también me pongo al lado de los vecinos pero tengo que defender que la concesión de la licencia ha sido totalmente legal. Así lo he transmitido en los órganos de mi partido. Lamento que haya discrepancias, pero a veces no nos gusta escuchar lo que no queremos oír. Si se encuentra una solución alternativa la defenderé. Las obras están ahora paralizadas en la avenida Manuel Velázquez Cabrera y en la calle Hispanidad y la idea es que la comisión valore, en un tiempo mínimo, las opciones que puede haber para canalizar el transporte del combustible desde el muelle hasta las instalaciones de Disa.

Comentarios

Sr. Alcalde, espero que las construcciones ilegales del municipio de Pto del Rosario tengan el mismo trato en el Plán General que la que le han dado al Centro Comercial. ¿ o eso solo es para los ricos?
Sr. Vecino: obviamente el trato favorable es para los ricos; los pobres que se jodan.

Añadir nuevo comentario