ACTUALIDAD

Los afectados de humedades en Gran Tarajal proponen una solución dentro de la emergencia hídrica

Los vecinos piden que vuelva a extraerse el agua del cauce del Barranco que atraviesa la localidad

Inundación reciente en el sótano de un edificio en la calle Hierro. Foto: Cedida.
Lourdes Bermejo 0 COMENTARIOS 15/01/2020 - 07:46

Los propietarios de las viviendas de Gran Tarajal afectadas por la subida de los niveles de las aguas subterráneas en la zona del Barranco, a la altura del parque de Félix López, ven una oportunidad de solución al problema que sufren de inundaciones en sus sótanos en la situación de emergencia hídrica que acaba de declararse en la Isla.

El portavoz de estos vecinos sureños, Luis del Pozo, explica que la “escasez y precariedad en el suministro de agua potable” que ha motivado la declaración puede solventarse, en parte, si “se aprovecha el agua subterránea que, a su vez, tantos problemas está ocasionando a los vecinos de Gran Tarajal y que, además, ya viene predesalada, incorporándola al proceso de desalinización para suministro insular o local, en vez de tirarla al mar”.

No es la primera vez que los vecinos de Gran Tarajal con viviendas en la zona del cauce del Barranco de Gran Tarajal proponen esta medida de dragado, aunque, en esta ocasión, la propuesta viene apoyada en la “emergencia” de suministro que vive la Isla.

Los afectados recuerdan que sus problemas comenzaron en 2017, tras la paralización de la actividad de extracción de agua del terreno por parte de una empresa particular, que la desalinizaba y vendía, entre otros, al Consorcio de Aguas (CAAF), atendiendo a la prohibición expresa de tal actividad a particulares que ordena el Plan Hidrológico Insular.

Tras detectarse los primeros problemas de humedades por la subida del nivel freático que provocó la paralización de la extracción continuada de agua en la zona, y ante las quejas de los afectados, las administraciones comenzaron a “pasarse la pelota”, eludiendo sus posibles responsabilidades, según aduce Luis del Pozo.

“Por un lado, el Ayuntamiento de Tuineje alegaba que no tenía competencias en aguas subterráneas, que serían del Cabildo, y a su vez el Cabildo apuntaba a la responsabilidad del Ayuntamiento por haber concedido las licencias de obras de dichas edificaciones sin haber advertido a los vecinos de los posibles riesgos sobre construir edificios en una zona de humedales costeros naturales (con un muy alto riesgo de inundaciones de agua, tanto subterránea como superficial, y en la que tienen mucho que ver las diferentes mareas)”, explica.

En los siguientes meses, las instituciones terminaron aprobando la adopción de medidas. El Cabildo, a propuesta del PP, la elaboración de un estudio para solventar el problema y el Ayuntamiento, a petición de la actual alcaldesa, Esther Hernández, instar al Cabildo al drenado urgente de los pozos situados en torno al Barranco y elaborar un estudio hidrológico y un plan de prevención de riesgo, para salvaguardar la seguridad de las edificaciones afectadas. Ninguna de estas actuaciones se han llevado a cabo hasta la fecha.

Peligro para los edificios

Mientras pasa el tiempo y los problemas crecen en las viviendas afectadas, los vecinos recuerdan que el agua de mar que se filtra, aunque tiene mucha menor salinidad (entre 16 y 20 gramos por litro), resulta “muy peligrosa para la vida útil de las edificaciones con las que se encuentre en contacto permanente, ya que ataca a los hormigones disolviendo su masa a través de los reactivos químicos, reduciendo de forma muy considerable la capacidad estructural de las cimentaciones, sobre las que precisamente se asienta todo el peso de la edificación”.

Los afectados se quejan de que a día de hoy las instituciones no hayan iniciado la tramitación de ningún expediente “con el objeto de documentarse o simplemente conocer la situación a la que nos pudiéramos enfrentar” y proponen que se considere retomar, dentro de las medidas de emergencia hídrica, retomar la extracción de agua filtrada, como se veía haciendo hasta la aprobación del Plan Hidrológico, aunque ya no podrá ser a beneficio privado.

Añadir nuevo comentario